Dom - jue 13 - 23 pm - Vie y sab 13 - 00 Pm

C. Mayor, 75, 28801 Alcalá de Henares

La cocina francesa es muy famosa por sus sabores exquisitos, sus técnicas culinarias de vanguardia y sus platos sofisticados. Sin embargo, detrás de esta cocina tan refinada se esconden muchas curiosidades que quizás desconocías. ¡Descubre con nosotros algunas de las más interesantes!

  1. El origen del término “haute cuisine”: El término “haute cuisine”, que se traduce como “alta cocina”, se utiliza para referirse a la cocina francesa tradicional. Pero su origen no es francés, sino que proviene de los aristócratas italianos que visitaban Francia en el siglo XVII y quedaban impresionados por la refinada gastronomía que se servía en las cortes francesas.
  2. La baguette es parte de la identidad nacional: La baguette es sin duda uno de los símbolos más conocidos de la cultura francesa. De hecho, la ley francesa establece que la baguette debe tener una longitud de entre 55 y 65 centímetros y un peso de entre 250 y 300 gramos. Además, cada panadería tiene su propia receta secreta para hacer la mejor baguette.
  3. Los franceses inventaron los restaurantes: En el siglo XVIII, los franceses comenzaron a abrir establecimientos dedicados a la venta de comida y bebida fuera del hogar. Estos locales se llamaban “restaurateurs”, que significa “restaurador”. El primer restaurante moderno del mundo se abrió en París en 1765.
  4. Los vinos franceses son únicos: Francia es uno de los mayores productores de vino del mundo y sus vinos son muy valorados por su calidad. Además, muchos vinos franceses llevan el nombre de la región en la que se producen, como Champagne, Borgoña o Burdeos.
  5. La cocina francesa es famosa por sus salsas: Las salsas son un elemento fundamental de la cocina francesa, desde la famosa bechamel hasta la salsa holandesa o la velouté. De hecho, los cocineros franceses son expertos en la elaboración de salsas y cada una tiene su propia técnica y su propio sabor.
  6. La cocina francesa se divide en regiones: Cada región de Francia tiene su propia gastronomía, sus platos típicos y sus ingredientes locales. Por ejemplo, la cocina de la región de Bretaña se basa en los productos del mar, mientras que la cocina de la región de Provenza es conocida por sus hierbas y especias.
  7. La pastelería francesa es una de las mejores del mundo: La pastelería francesa es famosa por sus macarons, croissants, éclairs y tartas. Los pasteles son tan importantes en la gastronomía francesa que hay una categoría entera de chefs dedicados solo a la pastelería.